17 diciembre 2017

SAUDADE



                             El acento como el rumor de la lluvia fina
                    desde los labios sinuosos llenos de vida.

                    La mirada con la profundidad del abismo
                    sostenido por el vértigo de los sentidos.

                    Un incendio en el pecho con su presencia
                    y el ansia insaciable de la tentación

                    sin ninguna palabra

                    solo con el placer de la ilusión.

                    La contemplo interminable
                    como una repetida historia
                    de hermosa tentación

                    pero fue tan breve aquel tiempo
                    que queda el dulzor amargo
                    de la memoria en el horizonte
                    y el olor de sus colores en flor.



11 noviembre 2017

CUANDO NO ME QUIERAN


                                     
               Cuando se equivoque la voz
               y olvide mi nombre entre las
               sombras de lo que fui y la
               distancia de no encontrarse,
               desde lejos, por el aire,
               creeré que fue soñado
               todo aquello que viví y
               fui callando.


               Que lo que fue tan de verdad,
               no tuvo cara ni nombre,
               solo un viento desnortado,
               un anhelo impune de la
               esencia en noches de ensalmos.
               Lo que busqué en la vida
               el vértigo infatigable del tiempo
               lo vivió deprisa.

               Todo aquel amor desprendido
               atravesando lo perdurable
               quedó vencido sobre una
               ansia errante, transida
               de recuerdos y heridas.

               ¿Qué quedará de aquellas 
               manos que cogí, de los labios
               que besé y de los abrazos que di?
               ¿En que lugar de la memoria
               quedará sepultado tanto pálpito,
               tanto prodigio acumulado de
               quien me quiso y a quien amé?
               ¿Y las palabras que escuché
               en el vértice de placeres y
               de risas, en esa realidad
               que aún hoy siento, de
               que existió y que no inventamos?

               Reconocer un gesto de ternura
               que logró sobrecogerme y algún
               tiempo en que logré ser dichoso.
               Unas palabras sinceras que no
               acabaron su destino, y recuerdos
               imprecisos de miradas y gestos
               de las ausencias a quien amé.

               Todo eso queda en la memoria,
               y la añoranza que traspasa la
               lenta convicción de un corazón vacío.