14 junio 2017

COMO ALAS DE MARIPOSA


Quise encerrar tu alma en un poema y compuse versos como palomas.
Quise que su vuelo se asemejase a la quietud de la mariposa, cuando solemne se posa desafiante con sus colores.
Quise verte encerrada en el papel de mis sueños, pero eras alma y no paloma.
Ahora pienso en mí cuando te sueño y en aquel poema que no pude componer, porque cambiaste tus colores con el aleteo de tus alas de mariposa.


01 junio 2017

EN SILENCIO

               A la dulce quietud de tu regazo,
               donde me vieras sin estar conmigo,
               me aíslo y me pierdo en ti,
               en silencio.

               Soy como el deseo que callado espera
               mientras de ti me voy aconteciendo,
               sin palabras, sin pausas,
               y en silencio.

               Siento el vacío de abrazar sombras
               como niebla de aromas extendidas,
               perdidas entre tibios besos
               sellados en labios de silencio.

               Y en silencio te persigo sin alcanzarte,
               hundiéndome en ti para enfrentarme
               al profundo misterio de tus labios,
               al deseo sin fin del pensamiento.

               Me voy quedando con mi alma en silencio,
               empapándome de ti como la lluvia,
               sabiendo que te pierdo entre suspiros,
               condenado a ser sombra de tu sombra.

               Por eso te envuelvo en mi silencio de amor
               que nunca llega, perdido en la distancia
               del olvido; y me acostumbraré a enamorarme
               de tu ausencia, en el resonante silencio.



09 mayo 2017

EL PESO DE LOS DIAS



                                         
                    He buscado en mis pasos
                    el mañana que anhelaba,
                    las respuestas imposibles
                    que pudieran romper
                    aquellas antiguas páginas.

                    Hoy agradezco la herida
                    y el legado recibido de ayer,
                    por tanta certeza acumulada
                    que no puede quedar anclada.

                    Hay una invitación para el
                    desencuentro del alma
                    y el riesgo inminente
                    de enardecer el presente.

                    Por eso quiero la desmemoria
                    de lo que el viento augura,
                    el proyecto de un futuro
                    que se hunda en el paisaje.

                    Tan solo eso,
                    despedirme del miedo
                    de la aventura de la vida
                    que se escondió entre mis años.