31 diciembre 2014

REFLEXIÓN AL ACABAR EL AÑO


   Hubo un tiempo en que se vertebraban los ritmos de las cosas; que las palabras eran sentencias sin plasmar en documentos; que éramos capaces  de ser felices si nos lo proponíamos. Hubo un tiempo que fuimos suficientes para aprender de la vida, de las formas distintas de poder salir de las encrucijadas y de las incertidumbres de lo que pudiera suceder mañana.

   Contemplábamos las horas que no llegaban con una comodidad indefinible, aceptando las cosas con entereza y con la vaguedad de ser y de sentir la aplastante rutina de todos los días.

   Eran días largos y pensábamos en ellos con la ilusión de ser aquél nuestro mejor día, en los contornos perceptibles de nuestra insatisfacción permanente; en el suave tacto que te da la vida para entenderla y en aquella continua obstinación de querer ser felices.

   Hoy casi nada es como ayer, el horizonte es distinto y cada vez más distante. No sabría asegurar si mejor o peor, solo que es un tiempo desprovisto de nuestras viejas esperanzas y sueños. Algo más impersonal y menos seductor.

   Lo que compruebo esperanzado es que sigue habiendo algo que me empuja a separarme del desorden y de tanta indiferencia como veo a mi alrededor: el poder seguir escribiendo poemas; al tacto de una piel que te haga sentir joven e ilusionado; a seguir extasiándome con los aromas y sonidos de cielos no visibles; de la magia y el asombro de algunas palabras que me gusta oír mientras las horas carecen de valor.

   Todo eso y el indulto de todos los errores cometidos sin mala fe. Contemplar a lo lejos un cúmulo de nubes por donde se abra paso un sol que con lasitud nos cautive antes de llegar el invierno.
Que el próximo año sea de esperanza y que todos podáis conseguir aquello que la vida no ha podido daros. Feliz 2015.



23 diciembre 2014

ESPERANDO EL MOMENTO


Hace tiempo que quiero decirte algo, pero no encuentro el momento.  Es como si la voluntad de acercarme a ti se hubiese quedado varada detrás de la nostalgia, de los recuerdos inmensos que se desbordan en el tiempo. Y ahora que la vida se derrumba entre oquedades y sombras es cuando ansío hablar de las cosas inacabadas sin anclar mis silencios en la espera perdurable del olvido, sin rencores en la piel de la conciencia.

No quiero aprender a olvidarte  y perderme otra vez en el laberinto de la duda que implacable me sigue. No quiero perder el soplo sereno de tu sonrisa, ni la seda suave de tu mirada. Estoy buscando las palabras en el silencio de las horas, y en mi memoria eres hoy el principio del camino, el final del laberinto de la cobardía.


Voy a encontrar el momento de buscar el lugar en donde puse tus caricias y descender las escaleras del tiempo, para buscar en tu ausencia lo que de ti persigue mi esperanza, y ver si consigo hacerlo.

11 diciembre 2014

EL FUGAZ PRESENTE


  En mañanas de invierno, perezosas, con tenues brisas salinas de simple transparencia, se transporta una luz que se precipita a bocanadas sobre los somnolientos y perezosos ojos que lo han visto casi todo; y en las aladas ramas del sauce de la vida perviven como lágrimas sus ajadas hojas, en un último y efímero intento por conservar su porte ante el irremediable embate del tiempo.
   Alrededor de su geografía el brillo matizado de la piel, como la hierba sometida al bálsamo del rocío, ofrenda que brinda la naturaleza con gestos que prenden con la inmediatez de la verdad, la proximidad de lo efímero contemplado desde la trémula lucidez que da la experiencia.

   Me encamino hacia la liviandad de todo lo que he sido,  contemplando con avidez paisajes que, aunque repetidos, es una elegía a la perseverante abstracción. Llegará mi ausencia y el musgo seguirá enredado como la melancolía en la soledad. Y esperaré una mañana más la música tenue de la brisa que me diga cual es mi viaje. 


26 noviembre 2014

RECUERDOS DE OTOÑO


   Se oye el viento con su nombre entre el espeso mar de cielos grises que presagian una tormenta desencadenada. Ya nada será igual como aquel tiempo de otoño que nos estremeció la piel entre la neblina de hojas cayendo, cuando se gestaba el conjuro de nuestros quiméricos sueños adolescentes. Ni el impreciso lenguaje del silencio saludará las dudas desordenadas de una vida invadida de horas marcadas en el pálido eco de las mañanas. Se fue la magia de aquellos días en que volábamos sobre amaneceres rojos y donde la brisa se dormía en  nuestras manos entre besos de silencio.
   Ha llovido demasiado sobre los corazones para no quedarse sin aliento entre el desconcierto de latidos. Sueña el aire en su vuelo transparente recordándonos lo volátil que es el tiempo. Pasa tenue la luna acariciando el olvido, aquello que dejamos sin acabar. Es la hora violenta que todo lo trastoca, la luz en un laberinto divagando por el miedo, la lenta gestación de una herida.


19 noviembre 2014

SOLEDAD


      Estaba como los árboles sin hojas y con los ojos más tristes que un atardecer sin luz. Su mirada hablaba de la noche y del asombro y no quedaba en el aire ni la brisa de su aroma ni la dulzura de sus gestos. Su joven voz de verano estaba desprendida, remansada en los estanques de un cuerpo nebuloso que habitaba enclaustrado en su único pensamiento, el absurdo humano que hace del amor el escalofrío y el asombro. 
        Era un laberinto rodeado de volcanes, un horizonte de fuegos del que no esperaba nada, ni siquiera una  palabra de futuro. Y sin embargo seguía paciente esperando que corriera el tiempo, mirando los soles que nacen y se ponen cada día, mientras sorteaba como una sombra la pradera de los hombres.
                        

06 noviembre 2014

ALGÚN DÍA


         Algún día sabré de que estridencia
         nació la erosión que abocó a tanta 
         impaciencia; que pálpito volvió
         frágiles aquellos días de luces claroscuras,
         con un lenguaje que solo era camino
         de naufragio; de donde nacieron
         los ecos que devolvían las palabras
         nunca dichas.

         Algún día, encontraré la pausa
         sin emociones, la tregua para evitar
         el gesto violento que intensifica
         la realidad de esta historia.




04 noviembre 2014

EN ESE LUGAR, EN QUE TANTO HEMOS VIVIDO


   Cuantas veces vi la alegría derramada por los rincones de la pequeña estancia, casi siempre inundada de una penumbra que al poco se desvanecía; y era allí donde acostumbrábamos a permanecer con dulce abundancia de ternura, hasta que el día resolvía la duda de su liviana existencia al llegar el final de las suaves luces que, impertinentes, se colaban por las pequeñas rendijas de la celosía, solo cubierta por un fino velo pretencioso que intentaba defendernos de las ligeras brisas marineras.
   Livianas y discretas sensaciones de frio prendían en la piel, mientras nos apresurábamos a buscar refugio entre la calidez que hospedaba las sábanas y  todas las caricias que podían abarcar nuestras manos.
   Siempre estuvimos por encima de nuestras propias realidades, pues  ignorábamos las riberas inhóspitas que albergaban las pequeñas sombras, cuyos ecos se extendían por nuestras vidas, lo  que  superábamos con palabras y risas  para descabalar las rebuscadas maledicencias.
   Éramos nosotros queriéndonos, lo que éramos. Una verdad muy lenta donde los días se abstraían al compás de nuestros actos, el acontecer de muchos instantes en el tiempo que se iban difuminando con la delicia cómplice de nuestros secretos.
     Quiero   guardar   siempre   en   la   memoria   última,  las sensaciones  de ese amor inaudible y transparente que se precipitó en nuestras vidas, aunque la presencia insaciable del tiempo asedie con sus signos nuestras presencias y nos quedemos por siempre en las vagas lindes de una realidad vertiginosa

28 octubre 2014

AUSENCIA



     Que ausente te haces con los ojos cerrados, elaborando sueños para resucitar al tiempo y aposentar el corazón sobre los pedazos de nuestros misterios.
     Todo está sumergido en las aguas estremecidas de la ilusión condenada, que se extiende como una nube sobre el cielo de las soledades y del corazón convaleciente.
      Que ausente te haces con mi corazón a oscuras, como una gota de agua ahogada en la fuente de la que bebimos. Pasan los días en mi soledad mientras sigo acechando la ausencia con trozos de amor alegre.


18 octubre 2014

A VUELTAS


              Llega el frío del alma
          abovedándose en el corazón
          que cubre con lasitud
          la calculada indiferencia.

          Se han trazado surcos
          con dedos imaginarios
          impulsados por el miedo
          situado en lo alto del llanto.

          Es una ilusión herida
          dibujada lentamente
          por hilos de tristeza
          de temor y nostalgia.

          Trazos de sombras
          de aquellos días
          reducidos a ceniza
          sintiendo los golpes
          en el cuerpo transparente. 


12 octubre 2014

UN RECUERDO APENAS


   Más allá de las luces que desaparecen
   en la línea  que separa tu firmamento.
   Más lejano aún que mi propia voz
   que no se escucha detenida en el silencio
   otoñal de los recuerdos.

   A través de ti veo como un paisaje
   perpetuamente fugaz y silencioso,
   ondulado como un sendero de tierra
   cubierto de nieve cristalina.

   Silencio del corazón que tiembla
   como el agua en la piedra                           
   deslizada por el viento que transcurre
   arrastrada en imposible soledad.

   Hoy como ayer el corazón se oscurece
   de haber vivido y el alma sueña
   su propia lejanía al encontrarnos
   solos para siempre.

   Solo queda el inmenso aroma de tu palabra
   prendida en las garras del recuerdo.




04 octubre 2014

TU INTIMIDAD


     Debajo de ti yo asciendo con tesón
     buscando la coartada de la inocencia
     y la forma especial de la mirada.
     Propondré un beso
     en el límite mismo de tu vértice,
     puro de malicia y de conciencia.

     Será como un verso escabroso
     recitado con la sonrisa
     de unos labios acomodados,
     mientras un suspiro malicioso
     queda flotando en el aire.


28 septiembre 2014

NO TE BUSCO


   Se que es imposible así buscarte entre las calles de la tierra, sin llegar a saber de qué ausencias te escapaste; de que fugitivas realidades confeccionaste la invisible cadena de los designios que encarcelaron tus pasiones.

   Sin evidencias ni testigos, en esta batalla silenciosa contra la claridad, escondo tu ausencia entre los pliegues de unas imágenes que agonizan con la duda de si alguna vez has existido.


22 septiembre 2014

POSIBLEMENTE


   Posiblemente la vida se obstine              
   en hacernos navegar constantemente,                                 
   entre desengaños que naufragan
   en las orillas de las ausencias.                        

   Posiblemente el silencio sea confusión
   cuando faltan las palabras
   y el pensamiento transita, rápidamente,
   hasta hacer herida.

   Posiblemente sean vanas sombras
   abultando el miedo de anhelos imposibles
   las que huyen para ocupar otros espacios,
   otros crepúsculos de soledades.

   Posiblemente el tiempo necesita
   de la nostalgia, y sentir la vida
   en los desgarrados corazones
   de quienes han perdido la esperanza.

   Posiblemente sea la incertidumbre
   de nuestro silencio, lo que hace dudar
   de las palabras que no alcanzan
   a acariciar todas las almas.

   Posiblemente todo no sea mas que                   
   ahogados lamentos enredados
   en versos, desbocados de tristeza
   de quien aún se resiste a perderlo todo.


   Posiblemente….

17 septiembre 2014

CUANDO YO YA NO ESTÉ...

    
     Cuando yo ya no esté
     pondrás la palabra justa,
     la nota alegre en el verbo
     para hablar bien de mí,
     como tantas veces oí de tu boca
     los dulces delirios que tus ojos decían.

     Cuando yo ya no esté
     encontrarás la verdad desnuda
     en todos los crepúsculos inciertos,
     en el recuento de tus citas
     coronadas de venturas.

     Cuando yo ya no esté
     volverán los recuerdos imprecisos,
     la brevedad de algunos sentimientos             
     y unas vagas huellas de nostalgia.

07 septiembre 2014

PASAJES DE TERNURA


  Me paro a recordar los pasajes que van más allá del día que te alberga, desde la ventana en que podíamos divisar el mundo aquel que nos desbordaba por aquellas energías de horizontes infinitos. 

   Culpábamos  al azar de la beligerancia de las horas, de su indolencia ante nuestra desesperación por el espejismo del tiempo.

   Fue una entrega reservada solo para aquellos que han resistido todas las ausencias y han sentido las emociones de los vendavales del deseo. Todo eran alientos y temblores, y aquella ensoñación donde veíamos reflejados la cordura del delirio. 

  Pararse a recordar sin renuncias de aquellas brisas, es descubrir un legado envuelto de ternura. Y no olvidarlo.

27 agosto 2014

EXTRAÑO HORIZONTE


Aprendimos a amarnos entre las sombras de caminos de límites difusos, que fueron cuestionados a través de la inmensidad de algunos cómplices silencios. El vértigo de la proximidad fue acotando el horizonte donde la desesperanza huye cansada de esperar y fuimos recogiendo la luz apaciguada del amor y su fuerza, del deseo interior embriagado de rótulos celestes hasta el gozo transparente de abrazos luminosos. Nada podía contra la magia de la armonía disuelta en la sangre, excepto un susurro casi imperceptible que fue calando en la simple y finita laguna de la duda.

24 agosto 2014

LA TARDE ESTABA EN ELLA



   La tarde estaba en ella, y con ella se fue diluyendo; como los cuerpos borrosos que se van adentrando en la penumbra del olvido. Allí, sentada en el borde de la cama, llenándose de si misma; imponiendo su majestuosa presencia en el desierto que conformaba la estancia. Estaba conmigo, pero sin mí. Ausente de todo, con ese vacío interminable que cubre los silencios del ocaso donde se rinde, sin apenas darse cuenta. La leve luz que se filtra parece entrever una sonrisa distraída. ¿Un recuerdo tal vez? ¿Algún vestigio de claridad al final de la tarde? 
  Quisiera imaginar que todo es igual y que simplemente esperamos para reconocernos; para encontrar la armonía que tantas veces describí en mis poemas, con la lenta convicción de su ser abriéndose camino entre nosotros.


12 agosto 2014

EL CÁLIDO ABRAZO

Ha caído la noche, pero pronto se hará sentir la madrugada y se diluirá la atmósfera de cristal en el silencio cómplice que invade la estancia. Resbala la mano suavemente sobre una pequeña sensación de cielo y sabe que su alma llega donde llegan sus sueños, y que no es más que un beso de sus labios, la presencia que no ocupa espacio, la difícil transparencia de la claridad en la sombra.

Guarda sus caricias de dedos de espuma venciéndose a su dulzura en la armónica marea de sus cálidos brazos. En ellos se quedan enredados todos los sueños, y al desprenderse las frágiles estrellas seguía su sonrisa bailando en los labios, y el inconfundible aroma de su fragancia.



26 julio 2014

CUANDO LLEGUE EL MOMENTO

  Ya se que me esperan las azucenas y el silbido de las hojas de los sauces que acompañan al canto del río. Ya se que se acabarán los amaneceres rojos y el perfume de la hierba mojada; el mirar pasar las nubes mientras pasa la tarde; y las noches de exilio envueltas en silencios, esperando las abiertas colinas de la aurora buscando el paisaje en cada mirada.

  Ya se que todo será tierra donde la sombra crece, y silencio sin pájaros ni trinos, ni melodía del aire; ni crepúsculos enredados en la brisa ni incendios de estrellas en el cielo.

  Clavaré mis silencios en la espera del tiempo implacable que me sigue y me abruma, imponiendo su sombra a la luz de la vida.

  Pero no me duele el otoño suave en quien reclino mi aire, ni la carne embriagada de penumbra; solo me duele el pensar que mañana ya no estarás conmigo.



11 julio 2014

SUBIR POR LA ESCALERA DEL TIEMPO

     
   Lo afrontaré todo con el júbilo de ir viviéndote embriagado de estíos y de inviernos que se escapan de la memoria. 

      Soy un hombre de retorno, de volver por los mismos cauces que me conduzcan al escenario donde te encuentras y del que nunca te fuiste, y buscaré la fuente, el lugar donde surge ese tiempo aún por descubrir; la vida imaginable derramándose como cielo prometido, en la tierra sagrada de los sueños que se abren en mil relámpagos. Y es que me doy cuenta que es efímero el tiempo y se borran los pasajes y el color del recuerdo que te busca. 

05 julio 2014

EN BRAZOS DEL SILENCIO

 Subo en brazos del silencio
antes de que la luna se despierte, cuando discute el agua en la orilla
recogiendo conchas del mar abrazadas por la espuma, mientras resbalan las gotas en mi cuerpo
como las hojas resbalan en el otoño entre hierbas recientes de rocío.

Me enredo en el horizonte
donde viene a morir el día,
siempre eterno de amaneceres, deslumbrante de colores al besar el mar.

Y me veo soñando sueños imposibles.

Pétalos cayéndose del alma sacudida de nostalgia, entre sombras palpitantes de luz esparcidas de alegrías, cuando el tiempo rompe en olas imágenes que quiebran en el agua, mientras la luna sigilosa me contempla.

17 junio 2014

SU PROPIA DESNUDEZ


Fue allí, entre los símbolos marchitos de un tiempo, cuando la duda les fue susurrando al oído la segura deriva; y el aire adoptó el criterio de cegarlos agitando sus opacas alas de otoño. Se abstrajeron por aquella energía que aún parecía augurarles una cómoda envoltura invernal entre los silbos del viento. Y en esa desnudez sin preámbulos, intuyeron que el paisaje se había rendido al vacío.

De improviso llegó el desamparo, y se encontraron sin entorno en el que aferrar los sentimientos, entre una orfandad tangible de palabras y gestos. Y los fantasmas de la ausencia y el vacío se fueron instalando en su presente, en el aire que súbitamente se hizo inmóvil y denso en el paisaje en el que se encontraban.


En aquel ambiente enrarecido quedó un amargor espeso, sin la trasparencia que dan las palabras cuando se anegan las sienes entre el vértigo de la sangre. Fue entonces cuando intuyeron la derrota, ese tornado que devora todo horizonte, la mueca triste de la rabia que se esparce por las heridas. Eran los estigmas de su propia desnudez en el cristal empañado de la tarde.

09 junio 2014

EL NOMBRE DE TU NADA


Estabas con el viento y la lluvia
avanzando con las horas.
Y buscabas el aliento cálido
que te protegiera frente a las olas.

Eras el asombro y la verdad del mundo.

Nada verdadero supe de ti
entre tanta luz titubeante
ni nada que me dijera que
hubieras existido nunca,
en esos espacios donde el vértigo
guarda el fruto de los sentimientos.

Cuando llegue la luz de las auroras
todo será nuevo y escribiré
ese día de dudosa experiencia
el nombre de tu nada.



21 mayo 2014

AMANECE



Si yo supiera expresar
lo que tendría que decirle,
no guardaría silencio.
 
Si pudiese oler en el aire
las oleadas que los perfiles
de sus esencias transmiten,
ascendería a un cielo de aromas.

Si viviera como en secreto
el sueño dorado de su cuerpo,
moriría de desesperanza.

Esos son mis límites, no me alejo
del mágico vaivén de sus pasos,
ni del balanceo de sus olas
que llevo grabado en mi mente.

Admiro el hermoso tapiz
de su lento amanecer.



14 mayo 2014

UN SUEÑO



      He sabido por ti lo que significa vivir un sueño sin  apenas sentirlo, y está aquí presente unido a tu vida, como un ayer renacido en una inolvidable pausa, cruzando entre el paisaje de tus labios de ensueño.

13 mayo 2014

LA CALLE DE P



He caminado por las viejas calles donde se han transitado tantos días, en libre soledad errante o con pasos sin destino. Las viejas paredes se asemejaban a recónditos parajes de múltiples recuerdos, donde se ven sombras espectrales en cada ventana de bóveda misteriosa; y las empedradas aceras cubren con su misterio el sentido de un pasado reciente, las frustraciones de paseos solitarios por donde un día se caminó sin más horizonte que no dar tregua al sosiego.

08 mayo 2014

EL INSTANTE

   El horizonte está en sus ojos de luz ultramar, en el naufragio de las sombras que se perciben bajo el poderoso influjo del sol de mediodía.
   Y en el lento latido de la dicha que acompañaba la suave marejada, me convierto en el náufrago de un raro territorio inexplorado, aguardando pacientemente el destello que debería florecer por detrás de ese instante. 


05 mayo 2014

FORMA ESPECTRAL


En la noche la flor y el milagro insólito de una luz sobre ella. El jardín de sus labios como un pretexto que me asegura que es la prueba de otra vida, el edén mágico por donde su realidad tenaz de noctámbula inquieta a la noche, dejando su huella en el borde mismo del inicio del alba cuando se oye el latir de sus pasos vibrantes del adiós. 
 


26 abril 2014

           ELLA

                     

          Tengo en mi tu rostro inmortal
          de tanto retenerlo,
          como un lienzo hecho de instantes
          que reflejara tu tez.
          Y tengo el corazón atado
          por hilos imaginarios
          aferrado a mi pecho,
          y escucha los latidos
          que acaricia la piel
          con palpitos sumergidos
          en nuestra alma de sueños.
          Eres el bálsamo,
          la caricia con memoria,
          la flor del labio donde nace el beso.
          Eres la guinda de la luz extasiada
          que se atrinchera en mi anhelo.



         






11 abril 2014

    LA BÚSQUEDA

   No solo en la noche nace la oscuridad y las sombras, las imágenes fugaces con escenas de un recodo de aquel discurso monótono del tiempo. Si se apagan algunos ritmos y se relajan las sensaciones, la distancia de luz se va agrandando hasta ganar la orilla de las brumas de encrucijados caminos. Y es sobre el espacio en blanco de los días cuando hay que seguir trenzando la vida con la renovada ilusión que evite el silencio que se abre sin palabras. Es la opacidad de los escollos y riscos recónditos lo que produce la sorda resistencia a la resignación del naufragio, el que hay que defender a brazadas, con ahínco del naufrago que quiere salvarse a pesar de la difícil tormenta.

     Solo así se puede conseguir que el tiempo no suceda sin albergar la realidad de que la suerte sigue echada, y que el corazón medita y teme las mentiras escondidas que embrutece el pensamiento de etéreos silencios.

     Por eso, hay que entregarse en hallar las sedas de las miradas, el sentir la ternura del tacto, la dulce complicidad de los besos, como aquellos que un día fueron a posarse en el alma donde anidan los recuerdos; y la sincera voluntad de conseguir un poco de calor compartido al reconocerse nuevamente para recorrer el oscuro tránsito que llevó al paisaje  de ese mudo abismo.