06 agosto 2017

CENIZAS



                        

                                   De tarde en tarde apareces
                         penetrada por los recuerdos
                         a llenar tus ojos con mis poemas,
                         los que aún sigues buscando
                         entre todos aquellos libros
                         en el lugar herido de tus pasos.

                         Estoy, pasados los años,
                         en el mismo lugar de mi confusión.
                         Y seguimos mirándonos sin vernos,
                         y es como si fuera todo
                         a comenzar otra vez. 

                        


22 julio 2017

TIEMPO Y MEMORIA



                    Contemplo con desconsuelo
                    la luz que parece inventarse
                    los días en que el corazón
                    se contradice;
                    esa forma muda
                    que nunca te responde.
                    Así quedan dudas
                    que jamás resuelvo,
                    empeñado en ignorar
                    los gemidos de la sangre,
                    ese enigma conocido
                    que viene de acariciar
                    viejos sentimientos.

                    El tiempo se derrama
                    muy lentamente
                    entre la indiferencia
                    de aquellos años
                    y el silencio articulado
                    por una cansada madurez.
                    Es denso el padecer
                    en raíces entrelazadas
                    que ha engendrado
                    el miedo latente,
                    la arista incómoda
                    que la memoria preserva.

                    Pero me resisto a escuchar
                    las espectrales ausencias
                    de amargas sombras,
                    devorando sin miedo
                    los pliegues envejecidos
                    de un clandestino horizonte.









29 junio 2017

TIEMPO PERDIDO



La noche suena y se estremece y la madrugada inventa melodías, como el sueño fugaz y seductor de nuestra conciencia que permanece estática, fija, permanente; escrita en la piel de nuestros cuerpos que nadie ha visto, que nadie escribirá jamás.

Me pierdo en el laberinto de músicas y sombras y no me encuentro a mí mismo,
ni te encuentro a ti; no encuentro nada, ni noche, ni luz ni madrugada. Soledad y silencio, nocturno y alborada.

Como otras tantas noches acaricio mi corazón dormido, enmudecido como la piedra, cosido en carne de dolor. Y me queda el recurso de vaciar el alma, y el reducto de la esperanza de una conciencia que no estorbe. Tengo la sensación de haber perdido, absorto, en lentísimas horas, el oscuro tiempo.