22 julio 2017

TIEMPO Y MEMORIA



                    Contemplo con desconsuelo
                    la luz que parece inventarse
                    los días en que el corazón
                    se contradice;
                    esa forma muda
                    que nunca te responde.
                    Así quedan dudas
                    que jamás resuelvo,
                    empeñado en ignorar
                    los gemidos de la sangre,
                    ese enigma conocido
                    que viene de acariciar
                    viejos sentimientos.

                    El tiempo se derrama
                    muy lentamente
                    entre la indiferencia
                    de aquellos años
                    y el silencio articulado
                    por una cansada madurez.
                    Es denso el padecer
                    en raíces entrelazadas
                    que ha engendrado
                    el miedo latente,
                    la arista incómoda
                    que la memoria preserva.

                    Pero me resisto a escuchar
                    las espectrales ausencias
                    de amargas sombras,
                    devorando sin miedo
                    los pliegues envejecidos
                    de un clandestino horizonte.









No hay comentarios:

Publicar un comentario